lunes, 20 de junio de 2016

Manicura veraniega

,

¡Hola a todos!

Aunque parezca mentira, la entrada de hoy es rapidita.
Os enseño una manicura diferente, veraniega y divertida, además, justo hoy comienza el verano, así que la veo muy oportuna.




La pena es, que es muy difícil mostrar los colores reales, os aseguro que el fucsia es más potente y en las fotos sale el pobre como descafeinado, al igual que los diseños, son colores mucho más potentes y vibrantes, pero bueno, os puede servir para coger ideas, que es de lo que se trata, de llevar las cosas a vuestro terreno.



Aquí y aquí os dejo entradas que publique hace tiempo con el paso a paso para que podáis hacer los diseños. Esta en concreto, esta hecha con esmaltes semipermanentes, pero la podéis hacer con cualquier tipo de esmaltes y adaptar a vuestros gustos, cambiar la combinación de colores ...
Os aseguro que el diseño del dedo corazón, esta triunfando esta temporada, he perdido la cuenta de los que llevo hechos ...
Las palmeras del dedo indice son water decals, no tenía tiempo para más, aunque son muy fáciles de hacer.

























Hasta pronto y gracias por leerme. !!Feliz verano!!



Read more

jueves, 14 de abril de 2016

Lámparas para esmaltes semipermanentes

,

¡Hola a todos!

¿Os habéis puesto a mirar alguna vez lámparas para curar los esmaltes semipermanentes y geles de construcción? ¡Madre mía que locura! Menuda cantidad de modelos, tipos y diseños que hay ... Cuando compre la mía, hace más o menos 7 años, no había tanto donde elegir, solo había lámparas UV y practicamente todas tenían el mismo diseño, había solo 2 ó 3 colores para elegir, vamos, lo tenías fácil, era blanco, negro o gris. La verdad que estoy muy contenta con mi lámpara UV, es una superviviente y lo digo con conocimiento de causa, una vez se despeño por unas escaleras y sobrevivió sin un solo arañazo, otra vez se cayó al suelo y se rompieron dos bombillas, en tanto tiempo ha tenido una vida intensa y ahí sigue, como una campeona. Le he cambiado las bombillas varias veces y a no ser que se rompa o funda alguna alguna y las acabo de poner, le cambio las cuatro a la vez, así me aseguro que todas funcionen correctamente.
En la búsqueda de una digna sucesora, me puse a investigar, el tema ha evolucionado bastante. He mirado infinidad de reseñas, tutoriales, demostraciones, especificaciones técnicas, indagado sobre potencias y añadiendo mis propias experiencias, para dar con la lámpara perfecta. Hoy no os voy a hablar de ella, porque sí, la encontré y estoy encantada, pero eso será en otra entrada, esta ya va a ser muy, muy larga, así que poneros cómodos.




Todo lo que os cuento a continuación, esta basado sobre todo en comparar catálogos e informaciones técnicas de diferentes productos, que son y como funcionan las diferentes bombillas y como os he dicho antes, en mi experiencia con diferentes tipos de lámparas. Así que, si hay algún dato erróneo o incompleto, dejármelo en comentarios y estaré encantada de añadirlo o rectificar.
Antes de comenzar, tenéis que tener muy claro, que estas lámparas son para trabajar con esmaltes semipermanentes o para hacer uñas esculpidas con gel, no sirven para secar esmaltes tradicionales. De la misma manera que no necesitas lámpara par uñas esculpidas con acrílico (de porcelana o líquido y polvo) quería dejar claro este punto.
Y os vuelvo a avisar, esta entrada es muy, muy larga, así que prepararos un café, infusión, palomitas ...

Lámparas UV

Estas lámparas son las de toda la vida, utilizan la luz ultravioleta para curar cualquier tipo de esmalte semipermanente y gel de construcción, es la lámpara básica-todo-terreno con la que no te equivocas.



Potencia: las hay de 18, 24 y 36 vatios (o watt), no he encontrado ninguna con una potencia superior.
Tiempo de curado: como con todas las lámparas el tiempo de secado depende de la potencia, normalmente se necesitan dos minutos para curar los esmaltes semipermenentes como los geles de construcción, a no ser que la marca con la trabejemos nos diga lo contrario.
Funciones/diseño: las más básicas, suelen venir con dos posiciones para el temporizaror, 120 segundos o infinito, esto quiere decir que controlamos el tiempo y que solo se apagará cuando nosotros lo hagamos. Las más sofisticadas, vienen con más posiciones de tiempos, paneles digitales, sensor de movimiento que se enciende al introducir la mano e incluso algunas, se les puede quitar la tapa de abajo para poder hacer la pedicura de manera más cómoda. Las hay que tienen ventilador y puedes elegir UV, solo ventilador (muy útil para secar esmaltes normales) o ambos, incluso las hay para secar las dos manos a la vez.
Bombillas: utiliza 4 bombillas UV y los vatios de las bombillas varía según la potencia de la lámpara, al igual que el modelo de bombilla. Suelen tener una vida útil de entre 3.000 a 5.000 horas, hay que cambiar las bombillas de vez en cuando, si se le da mucho uso cada 6 meses.



Ventajas: curan todo tipo de esmaltes semipermanentes y geles de construcción, son más económicas, se introduce toda la mano y es fácil encontrar bombillas de repuesto. En cuanto a la potencia, son ideales para obtener un buen resultado.
Desventajas: más voluminosas, pesadas y grandes, lo que hace un poco engorroso transportarlas. Hay que tener cuidado con las bombillas, no dejan de ser tubos fluorescentes y son frágiles, yo ya me he cargado un par y cambiarlas de vez en cuando. Otra desventaja es que producen calor, con lo que en uñas sensibles o sobre todo cuando se trabaja con geles de construcción en uñas esculpidas, da calor a la uña.

Lámparas LED

LED significa diodo emisor de luz y a grandes rasgos funcionan gracias a un material semiconductor, capaz de emitir una radiación electromagnética en forma de luz. En comparación a la anterior, tiene un consumo eléctrico menor, mayor vida útil, menor tamaño y en teoría, no emite calor, ya que es una luz fría. Las bombillas LED que se utilizan para estos menesteres, no tienen nada que ver con las que se utilizan para iluminar, estas son especiales, ya que han de alcanzar un espectro de honda similar al que producen las UV y así poder curar los esmaltes y geles.



Potencia: podemos encontrar desde 3 vatios, hasta 36 o más, hay un gran abanico.
Tiempo de curado: dependiendo de la potencia de la lámpara el tiempo de curado puede variar, a mayor potencia, menos tiempo.
Funciones/diseño: suelen venir con varios botones, pueden tener una señal acústica que nos avisa del inicio del tiempo, así como de su final, con sensor, que eliges el tiempo y se enciende en cuanto introduces la mano. Aquí hay más variación de modelos, abiertas, cerradas, para un solo dedo, para toda la mano, cuadradas, ovaladas ... hay muchos diseños.
Bombillas: dependiendo de la potencia de la lámpara y su diseño, lleva más o menos bombillas, las hay con 3, 6, 12 a mayor potencia, más bombillas. Son todas luces LED, lo que les da una vida útil de unas 35.000 a 50.000 horas. No he visto recambios de luces LED.



Ventajas: pequeñas, manejables, compactas y ligeras, no producen tanto calor y reducen el tiempo de secado a la mitad.
Desventajas: la más grande es que no cura todo tipo de esmaltes y geles de construcción, si no que tienen que ser específicos para LED. Casi todas las marcas se han adaptado ya a estas lámparas y la mayoría de esmaltes se pueden curar tanto en UV como en LED, pero hay que asegurarse de que sean compatibles. No pasa lo mismo con los geles de construcción, la mayoría curan en UV. Aunque han bajado los precios, son más caras, su precio va en aumento según la potencia que escojas y a mayor potencia, menos tiempo de curado.

Lámparas CCLF + LED

CCLF es la abreviatura de cátodo de luz frío fluorescente, en concreto es una bombilla en espiral y si comparamos el tamaño con las bombillas UV es más fina y delgada. Estas bombillas no tienen filamentos y usan alta tensión para encender. La bombilla CCLF, en teoría no produce calor como las UV y van acompañadas de luces LED intercaladas entre las bombillas CCFL.



Potencia: la bombilla CCFL suelen ser de 12 vatios y las LED depende de la potencia total de la lámpara, por ejemplo, si la lámpara tiene un total de 36 vatios y sólo una bombilla CCFL, esta tendrá 12 vatios y las bombillas LED se repartirán para tener 24 vatios y así la suma de ambas será de 36 vatios, espero haberme explicado.
Funciones/diseño: aquí tenemos un gran abanico, pueden tener sensor que activa el encendido de la lámpara al meter la mano, paneles digitales, manuales, con diseños ovalados, en forma de diamante, infinidad de colores e incluso con estampados.
Tiempo de curado: depende de la potencia de la lámpara, hay un abanico que va desde los 5 segundos, hasta los 120.
Bombillas: dependiendo de la potencia de la lámpara suele traer 1, 2 ó 3 bombillas CCFL, el resto serían bombillas LED que van intercaladas y por lo general tienen una vida útil de entre unas 40.000 a 50.000 horas, pudiéndose cambiar las bombillas CCFL si se estropean.



Ventajas: tienen unos diseños pequeños y ocupan poco espacio, son ligeras y curan todo tipo de esmaltes y geles de construcción, independientemente que sean exclusivos para LED o UV. Tienen un tiempo de curado rápido, ya que suelen ser lámparas potentes al combinar la tecnología CCFL y LED. Y aunque parezca una desventaja, el poder sustituir la bombilla CCFL, lo veo útil si se da el caso.
Desventajas: así a simple vista se aprecian pocas, quizás el encontrar recambios de las lámparas CCFL. Otra desventaja, el precio, son caras, pero es como todo, es cuestión de buscar ya que las puedes encontrar a precios muy buenos.

Conclusiones y observaciones

Según mi experiencia, a la hora de elegir un tipo de lámpara u otro, lo primero es tener claro para que la vamos a utilizar y el uso que le vamos a dar, no es lo mismo un uso personal, que más profesional, utilizarla todos los días que un par de veces al mes.
Partiendo de la base de que las lámparas UV curan todo tipo de esmaltes semipermanentes y geles de construcción (incluso los de LED) son un acierto, pero hay que tener en cuenta que aunque trabajemos con esmaltes para LED en una lámpara UV, los dos minutos de tiempo no nos los quita nadie, a no ser que la marca con la que trabajemos diga lo contrario, así pues, las lámparas UV me parecen perfectas para empezar, ya que no son muy caras y te permiten también poder experimentar con uñas esculpidas con gel, además, son las que suelen venir en casi todos los kits de inicio.



Por lo que he podido comprobar, las lámparas LED si tienen una potencia alta (de 24 vatios en adelante), no hay problema con los esmaltes semipermanentes e incluso con algunos geles de construcción, independientemente que sean de curado en LED o UV, pero no todos. El problema de las lámparas LED, es que las hay a precios muy asequibles, pero son de potencias bajas y algunas marcas de esmaltes para LED, los cura sin problemas, pero otras más profesionales, hay que ponerlas más tiempo y no termina de dar buen resultado.



Por ejemplo, me pasaba al usar una lámpara de Peggy Sage de 9 vatios y a pesar de curar bien cualquier tipo de esmalte (tanto UV como LED) notaba que con ciertos colores, no quedaban secos del todo y no salían con el brillo que debían, al final los tenía que poner más tiempo, así que terminaba usando la lámpara UV para no tener problemas y obtener los resultados adecuados, sin contar que al ser abierta, si no colocas bien los dedos debajo de ella, corrías el riesgo de que quedasen zonas a las que no llegaba la luz y no polimeriza el esmalte, como consecuencia, al quitar la capa pegajosa te llevabas parte del esmalte. Sin embargo con la nueva lámpara LED de CND de 36 vatios, cura sin ningún tipo de problemas sus esmaltes Shellac, que son específicos para UV y lo mismo con sus geles de construcción. Ahora utilizo una lámpara LED de 24 vatios y no estoy teniendo ningún tipo de problema, independientemente de si los esmaltes son de curado en lámpara UV o LED y lo mismo con geles de construcción. Así que si os decidís por una lámpara LED y le vais a dar caña, que sea potente aunque os salga más cara, es mejor invertir que comprar de dos veces.



Y ya por último pero no por ello menos importantes, las lámparas CCFL+LED, que las describiría como lámparas combinadas, ya que cura todo, esmaltes semipermanentes y geles de construcción, tanto UV como LED. De este tipo de lámparas poco puedo decir, son la incorporación más reciente a la familia, aún así, lo poco que he experimentado con ella, me ha dado buenos resultados independientemente que los esmaltes sean específicos para UV o LED, pero tengo que seguir probando, sobre todo con geles de construcción.



En conclusión, lo importante es la potencia de la lámpara, sobre todo si os decidís por una LED, con una UV o CCFL+LED no tendréis ese problema ya que suelen tener potencias aceptables.
Otra cosa que tendría en cuenta, es que la lámpara fuera cerrada, ya que así podéis colocar mejor los dedos y la luz se reparte mejor y que entre toda la mano, es un coñazo a la vez que incómodo, hacer los pulgares por separado. Aseguraros también que tiene bombillas a los laterales de la lámpara, así aseguraréis que se curen bien los pulgares y los laterales de la uña. Si ya tenéis una lámpara y tiene poca potencia, probar a doblar el tiempo, así tendréis un mejor secado. En cuanto al mantenimiento, la única que lleva son las UV, que hay que cambiar las bombillas.



Y ya por último, un consejo a tener en cuenta, si estrenáis lámpara independientemente del tipo que sea, antes de poneros a trabajar con ella, dejarla funcionando sola unas cuantas veces, así las bombillas se van adaptando.
Pues nada, al final este post se ha hecho igual de largo que Los pilares de la Tierra, si llegáis hasta aquí, gracias por la paciencia, espero haber podido explicar todo bien y que os quede un poquito más claro que tipo de lámpara es la más adecuada para vosotros. Si os queda alguna duda, queréis hacer alguna aclaración o simplemente aportar vuestras experiencias, podéis dejarlo en comentarios. Hasta pronto y muchas gracias por leerme.











Read more

martes, 8 de marzo de 2016

Nail Art sencillo con esmaltes semipermanentes paso a paso.

,

¡Hola a todos!

Hoy vengo con un paso a paso muy sencillo para que podáis hacer un diseño fácil pero resultón. Estoy segura de que no os voy a descubrir nada nuevo, pero os lo dejo por si a alguien le sirve para coger ideas. La verdad que con este tipo de esmaltes se pueden hacer unos diseños bastante curiosos, ya que al no secarse hasta que los curas en lámpara, te dan mucho margen. Sin contar que puedes ir corrigiendo errores o quitar el diseño si no te convence el resultado, sin arruinar todo el trabajo. Eso sí, solo se puede rectificar antes de curarlo en lámpara, después si no te gusta o te lo quitas todo o te lo comes con patatas.


INGREDIENTES:

Os los dejo por orden de aplicación
Discos de celulosa
Scrub Fresh de CND (limpiador)
Recovery Vitagel, Gelish de Harmony (como capa base)
Cityscape Shellac de CND (color en todas las uñas)
Oh What a Knight, Gelish de Harmony (color dorado)
Butterflies, Perfect Match de Le Chat (color morado)
Secret Per-Wink-Le, Geláze de China Glaze (color azul)
For Audrey, Geláze de China Glaze (color verde pastel)
White on White, Geláze de China Glaze ( color blanco)
Top Coat Xpress5, Shellac de CND
Primer & Cleanser de Essence (usado como cleaner)
Punzón, pincel y un trozo de papel albal para poner los colores y por supuesto una lámpara UV o LED, la que soláis usar.


Esto es todo, espero que se entienda bien y os guste el resultado. Cualquier duda no dudéis en comentarme. Hasta pronto y gracias por leerme.


Read more

miércoles, 24 de febrero de 2016

Cómo conservar los esmaltes semipermanentes.

,

¡Hola a todos!

La entrada de hoy surgió porqué desde hace un tiempo, en concreto desde que uso mas a menudo lámpara LED, me estoy dando cuenta de que algunos esmaltes están espesando antes de lo debido. Y pensando en cual era la razón, después de dar con ella, me pareció interesante compartirlo en el blog, sobre todo por el tema de conservación y almacenaje de estos esmaltes. Son una inversión nada barata, como para que se estropeen a la primera por no saber. Como siempre, las opiniones que os doy están basadas en mi experiencia, lo que no es una verdad absoluta y si alguien tiene una manera de hacerlo mejor, por favor, no seáis tímid@s, compartirlo por el bien común :)

Mantenerlos fuera de la luz solar

Esto es un principio básico de este tipo de esmaltes, lo suelen poner en todos los envases. Por ejemplo, tenerlos puestos en una estantería al lado de una ventana, donde les de la luz directa del sol, es un error. Estos esmaltes vienen en botellas de cristal opaco, no por estética, si no para protegerlos de la luz. Los envases de Gelish por ejemplo, tienen un circulito por donde se puede ver el producto, muy bien pensado, pero, también pasa la luz, mal por esa parte. Aunque los que son de las colecciones Trends, viene el circulo pero pintado con el propio producto, lo que te permite verlo pero sin que pase la luz. Digamos que estos esmaltes son un poco vampiros, la luz se los carga.



Cerrar bien los tapones después de su uso

Si después de esmaltar, no cerramos bien el tapón, nos pueden pasar dos cosas; que se nos salga producto por la botella y no es nada divertido, o que se nos estropee el esmalte. Os puede resultar tontería, pero creerme que como vayas con prisa o te despistes, pasa más de lo que os pensáis.

Limpiar los esmaltes

Esto además de por higiene, por imagen. Da una mala impresión ver esos chorretones de producto cayendo por el frasco, que da hasta miedo. Sin contar, que como el esmalte polimerice y se seque, no vuelves a abrir el frasco jamás, con la consecuencia de un producto tirado a la basura. Me gusta tomar mi tiempo de vez en cuando, revisar y limpiar las boquillas de los botes, ya sean permanentes o normales, muchas veces vas con prisas o el producto es muy líquido y si lo inclinas demasiado se te cae, no pasa nada, lo limpias y solucionado. Para limpiarlos, usar discos de celulosa que no suelten pelusa.

Agitarlos de vez en cuando

Como con todos los esmaltes, las formulas tienden a separarse. En este tipo de esmaltes pasa menos, porque son fórmulas más densas, pero también se usan más componentes y si hay que agitarlos muy bien antes de usarlos, una buena sacudida de vez en cuando para que todo se mezcle, no van mal.


Que hacer si se espesa el esmalte

Como todos, tienden a espesarse con el uso, se les puede echar diluyente especifico para esmaltes semipermenentes y mover bien para que se mezcle todo. No utilicéis acetona o removedor de esmaltes porque os cargáis el esmalte. Igual que los esmaltes normales, desde mi punto de vista es un error usar acetona para diluirlos, los estropea y los vuelve más transparentes y menos cubrientes.

Comprar botes pequeños

Si no le vas a dar mucho uso a ciertos colores, lo mejor es que inviertas en botes pequeños. Marcas como Harmony , Peggy Sage, Ce Chic, Gellack ... entre otras, venden envases pequeños, tanto de color, como top coat o base coat. Por ejemplo suelen traer 9ml frente a los 15ml que traen los envases normales.

Cuidado con las temperaturas

En primer lugar, estos esmaltes son inflamables, lo pone bien claro en todos los esmaltes, por eso no hay que exponerlos a temperaturas elevadas. Hay que procurar tenerlos a temperatura constante, ni muy altas, ni muy bajas. Y por supuesto alejarlos de fuentes calor, como radiadores, estufas, calefactores, etc ... y no guardarlos en lugares húmedos.


Alteraciones de color

A medida que estos esmaltes se van acabando, espesando o simplemente porque la fórmula varía por el uso, pueden sufrir variaciones de color, bien porqué los pigmentos se quedan más concentrados en el fondo del envase o por las tiradas de fabricación, en un mismo tono puede variar el color, si no es del mismo lote. Además, a veces suele pasar que si aplicamos colores oscuros o muy pigmentados (rojos, granates ...) y por el motivo que sea, no se curan del todo en lámpara, al dar el top coat, se nos tiñe el pincel, si volvemos a introducir el pincel en el bote, manchamos el top coat y ya no queda transparente. Os recomiendo limpiar el pincel siempre que os ocurra para que no se tiña el producto, ya que si se os tiñe, cuando aplicas colores oscuros no se aprecia, pero en los claros sí, sobre todo le quita mucho color a la sonrisa de la francesa.

No acercar los esmaltes a la luz UV o LED

Esto es muy evidente, pero por eso escribí esta entrada. Hace unos meses que empecé a usar lámpara LED de manera más continua y notaba que los esmaltes se espesaban antes, se endurecía el esmalte en la zona de la boquilla del envase. No sabía muy bien por que pasaba, hasta que me dí cuenta que cuando hago una manicura, tengo el esmalte de la mano y mientras una mano esta en la lámpara, voy esmaltando la otra y las lamparas LED tienen un haz de luz más abierto que las de UV, sale más luz del aparato ya que algunas lámparas LED son abiertas. Al salir la luz, polimeriza todo lo que este cerca. Mi consejo es que no dejéis los esmaltes cerca de la lámpara cuando están en funcionamiento y si lo tenéis en la mano, intentar no acercarlo a la luz. Esto ultimo es complicado, cuando tienes una forma concreta de trabajar, es difícil quitarse las "manías"

Y esto es todo, espero que os sirva de ayuda, ya os he dicho que son opiniones personales desde mi experiencia, lo que no quiere decir que sea la única forma de hacerlo. Si tenéis otros consejos u opiniones, por favor, comentarlo, así entre todos aportaremos cosas nuevas.
Hasta pronto y gracias por leerme.



Read more

jueves, 11 de febrero de 2016

Recovery Vitagel Gelish de Harmony

,

¡Hola a todos!

Siguiendo el hilo de la entrada anterior, hoy os quería hablar de un producto para recuperar uñas dañadas, podéis leerla aquí, hay que partir de que este producto nos ayudará a recuperar las uñas dañadas, no las afecciones que puedan presentar, ese tipo de patologías hay que tratarlas con el médico, ya que el fin de este tipo de productos, como bases endurecedoras, blanqueadoras, nutritivas, de calcio etc ... es fortalecer, hidratar, nutrir y embellecer la placa ungueal, osea, la uña, no de tratar sus enfermedades.
Las uñas de las manos crecen a un ritmo de 3 milímetros al mes, por lo tanto, para sanear una uña del todo, se necesitarán unos 5 o 6 meses, hay que tener mucha paciencia. Por eso creo que os interesará el producto que os voy a mencionar ya que ayudará a evitar que el daño vaya a más y recuperar la uña en menor tiempo y mejorar su aspecto.



Gelish de Harmony, tiene en su catálogo de productos dos bases específicas para la recuperación o el fortalecimiento de las uñas. Ambas, se aplican como una base de esmalte semipermanente y se necesita lámpara UV o LED para su curado. Strength Vitagel, esta más indicada para fortalecer y endurecer una uña frágil. Recovery Vitagel, del que os voy ha hablar hoy, esta más indicado para recuperar una uña ya dañada.
La verdad que te lo pintan todo muy bonito y demás, pero tenía mis dudas sobre si comprarlo o no, ya que hace años probé el Strength que es el fortalecedor, y no va mal, pero buscaba otra cosa y para otra situación diferente, así que lo compre e iría viendo si realmente solucionaría mis dudas y demandas como consumidora, ya que ...
¿Realmente recuperaría una uña dañada?
Por la manera de aplicación del producto, ¿no estaría agrediendo más la uña?
Al tener que usar deshidratador, ¿resecaría más la uña natural?
Si lo utilizo de capa base, ¿tendrá la misma adherencia y duración que una capa base semipermanente?
A la hora de retirar el producto, ¿no quedara dañada la uña?
Si lo uso de capa base, ¿puedo poner esmalte de color encima y que aguante bien?
Y si lo hago ¿seguirá protegiendo a la uña?
¿Se descascarillara el esmalte en la punta?
Es que soy de hacer listas con los pros y contras ... y ahora que llevo unos meses usándolo, creo que puedo dar una opinión adecuada.


Aplicación:

Seguimos los mismos pasos que al hacer un manicura semipermanente, podéis verlos aquí. Gelish recomienda limpiar la uña con Gelish Nail Surface Celanse con un disco de celulosa, para dejar la uña libre de impurezas y aceites y después aplicar pH Bond, para deshidratar la uña. Ahora aplicaríamos Vitagel Recovery sobre la uña natural, sellando bien la punta y curando en lámpara si es LED 30 segundos 2 minutos en UV. Quitamos la capa pegajosa y masajeamos con aceite de cutícula. En la caja del producto y alrededor del bote en una pegatina, vienen las instrucciones de uso y componentes en varios idiomas, así que no hay perdida.


Mi opinión:

Partiendo de la base de que en una uña muy capeada (esto es cuando la punta de la uña se abre en capas o láminas) lo mejor es sanear y cortar por lo sano, tranquilas que la uña es como el pelo, cuando tienes las puntas muy abiertas lo mejor es cortar y sanear, luego crece de nuevo, la diferencia es que las uñas se enganchan y puede ser peor. Una vez hecho esto, para que la uña no se siga capeando y vuelva a recuperar la hidratación, brillo y dureza, es cuando he usado este producto, o cuando veía que tenía unas uñas tocadas y quería recuperarlas antes que fueran a peor.
Bien, una vez que damos forma a la uña, pasamos a prepararla. Como limpiador y deshidratador siempre utilizo Scrub Fresh de CND, ya que me da muy buenos resultados y cuantos menos productos utilice, mejor. Paso un disco de celulosa por la superficie de la uña insistiendo en la punta, laterales y cutícula para eliminar cualquier resto de impurezas y aceites. Una vez seco, paso a poner una capa de Recovery Vitagel, sellando bien la punta y sin tocar piel y cutículas e introducimos a curar en lámpara, una vez pasado el tiempo de pose, limpiamos la capa pegajosa y aplico aceite de cutícula sobre la uña y cutícula haciendo un ligero masaje para que el producto penetre, queremos nutrir otra vez la uña, por eso es muy importante reaplicar aceite de cutículas varias veces al día. En esta foto podéis ver como queda ya aplicado.



Los resultados que he obtenido aplicando Recovery Vitagel solo, han sido muy buenos, mejor incluso de lo que esperaba, una pena no poder tener fotos del antes y después, pero cuando se vuelva a dar el caso, actualizaré la entrada con ellas. Lo lleve durante semana y media, la uña queda con un brillo y una resistencia como si llevases un brillo transparente, aguanta bien el desgaste y golpes sin perder dureza, brillo y sin levantarse. Lo único que note fuera de lo normal, es que según que luz me diera (si era de subtono cálido o frió) la uña se veía algo amarillenta, pero como os digo, solo era cosa de la luz, ya que una vez las veía a la luz natural, se veían normales, mejor que nunca. Una cosa muy rara la verdad. Cuando lo retire, la uña volvía a estar sana, hidratada, sin capas y con una dureza y resistencia aceptables, lo cual me sorprendió, no es que tuviera las uñas de catástrofe total, pero si tocadas y deshidratadas. En esta foto podéis ver como queda la uña recién retirado, esta vez lo lleve como capa base y encima un color granate semipermanente. Podéis ver que la punta no esta capeada y la uña esta hidratada.



Pero como cada persona somos un mundo y visto los buenos resultados que me había dado, lo probé en otras personas que tenían las uñas un poco tocadas y en otras que estaban ya para mandarlas al banquillo, osea, estar unas semanitas con la uña al natural para descansar. Siempre que uso algo nuevo, me gusta hacer partícipes a las personas del "experimento" ya que valoro mucho cualquier cosa, por pequeña que sea que noten, así es como me puedo hacer una opinión formada. Probé Recovery Vitagel solo, sin color, ni top coat, en otra persona y quedo encantada del aspecto que dejo en sus uñas una vez aplicado y terminado el proceso. Cuando lo retire, a la semana, la uña estaba sana, fuerte, con brillo, en fin, saludable y ella tan contenta y yo más. Me comento que con el paso de los días, había ido notando que la uña se iba fortaleciendo, no se le doblaban, estaban más fuertes y no se le habrían en capas. También noto que le habían crecido un poco más de lo normal, aunque esto es subjetivo. En cuanto al tema del amarilleo, si que coincidió conmigo que según que tipo de luces, le volvían la uña un poco amarillenta, pero al verlas a la luz natural, estaban normales. Si que note que la punta de algunos dedos, sobre todo de la mano derecha por ser diestra, estaba más desgastada la base, deteriorado, pero no había capeado la punta, ni se había saltado. Así que volví a utilizarlo como capa base para esmaltar y recuperar las uñas del todo. Esta vez aplique Recovery Vitagel, lo cure en lámpara UV, quite la capa pegajosa y apliqué encima un esmalte normal en color clarito y puse un top coat, ya que me preocupaba el efecto "amarillento raro" que podía dar a la uña y con esmaltes normales funciona estupendamente, hace que dure más el esmalte y a la vez, sigue tratando la uña. Puedes cambiar de color siempre y cuando lo hagas con quitaesmalte sin acetona, para no llevarte la capa base, para eliminarla si que has de hacerlo como si fuera un esmalte semipermanente.



Las demás veces que lo he utilizado, ha sido como capa base para poner color encima y ver que tal funcionaba, he de decir que ha pasado la prueba. Lo he usado tanto con colores oscuros, que son más complicados, como con claros o francesa y no he tenido problemas de levantamientos, pero si he notado un mayor desgaste en la punta, no ha llegado a pelarse, ni perder color. El top coat que he utilizado es el que uso siempre, Shellac de CND, tanto el normal, como Xpress5 para curado en lámpara LED. También he de mencionar que las personas que utilizaban en su rutina de manos, aceite de cutícula, han notado una mejoría mas rápida que las que no. Es fundamental usar aceite de cutícula si se usa este tipo de esmaltes, ya que ayuda a que la uña no se deshidrate y se mantenga hidratada y saludable, no basta solo con la crema de manos, ya que no tiene el mismo poder de penetración. En esta foto podéis apreciar que como capa base cumple bien su función y al retirar el esmalte, ha nutrido la uña, la ha protegido del color y se retira fácilmente.


Conclusión:

Es un producto a tener en cuenta para recuperar uñas dañadas y evitar que vayan a más, ayuda a reparar la uña y aporta nutrición, hidratación, resistencia, brillo ayudando a regenerar la uña, haciendo que se vea más sana.
Usado como capa base para aplicar cualquier color semipermanente encima, no es tan duradera como las bases normales, pero si más efectiva en cuanto al cuidado de la uña. Sin embargo, usado como capa base para aplicar después encima esmaltes normales, me ha gustado mucho, ya que aumenta la duración del esmalte mientras sigue tratando la uña y dado a ese efecto óptico de amarilleo que provoca, prefiero usarlo con un esmalte normal clarito encima, con una capa es suficiente. Hay que tener en cuenta que es un tratamiento recuperador, no es algo preventivo y como tratamiento, debe tener un inicio y un fin para que sea efectivo.
En general me ha gustado mucho el producto, de hecho me ha dado mejores resultados de los que esperaba, de momento, seguiré utilizando y cualquier novedad, añadiré una actualización.

Espero que os sirva de ayuda, cualquier duda, no dudéis en preguntarme.
Hasta pronto y gracias por leerme.












Read more
 

De crisálida a mariposa Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger