domingo, 24 de julio de 2016

5 consejos para el verano

,

¡Hola a todos!

Hoy vengo con una entrada en la que os comento algunos consejos para pasar el verano.
La mayoría son de sentido común, que todos sabemos y conocemos, pero no siempre llevamos a cabo.


Protección solar

Este punto es el más importante de todos, no solo en verano, si no en cualquier época del año debemos proteger la piel del sol y cuando digo piel, me refiero a todo nuestro cuerpo, incluyendo la cabeza con gorras, pamelas, sombreros y gafas de sol. Debemos utilizar protección solar siempre, no solo si vamos a tomar el sol, si no cuando vamos a salir a practicar deporte, a pasar un día en el campo o salir a la calle. Tenemos que usar la protección solar adecuada a nuestro fototipo de piel, aquí os hablo de los diferentes fototipos de piel, e ir reaplicando la protección solar a lo largo del día, tanto si nos bañamos como si no, lo ideal es aplicarla 30 minutos antes de exponernos al sol y reaplicar cada dos horas o después de bañarse.
Proteger del sol zonas sensibles como pueden ser lunares, cicatrices, tatuajes, manchas ...

Tomar el sol con precaución 

Cada año aumentan los casos de cáncer de piel, hay que ser muy conscientes de los peligros que tiene el sol, si no se toman las medidas de prevención adecuadas. Sé que con este tema soy muy pesada, pero hay que tomar el sol con precaución, evitando las horas principales del día y no estar expuestos muchas horas, no es necesario churruscarse tomando el sol para broncearse, basta con exposiciones cortas y siempre con protección solar incluso en la sombra, es muy adecuado también después de la exposición al sol darse After Sun o crema, que ayudara a la piel a recuperarse, hidratarla y así de paso tendremos un bronceado más bonito y uniforme.
También hay que recordar no tomar el sol ni antes o después de depilarse, tener precaución si estamos tomando medicamentos que son fotosensibles, no hacerse peeling químicos durante el verano, tratamientos faciales o corporales agresivos si se va a tomar el sol, así como evitar altas concentraciones de ácidos en el rostro y si se utilizan, aplicar siempre protección solar con SPF 50 y reaplicar cada dos horas.

Exfoliar e hidratar

Fundamental también durante todo el año, pero especialmente en verano, ya que nuestra piel esta más expuesta. Si nos acostumbramos a usar exfoliantes corporales al menos una vez a la semana, nuestra piel estará más suave, el bronceado nos durará más tiempo y será más uniforme. Lo mismo nos pasa con la hidratación, si nos acostumbramos a utilizar cremas a diario, sobre todo después de tomar el sol, nuestra piel quedara más bonita, nutrida y si completamos con mascarillas hidratantes para el rostro una o dos veces a la semana, notaremos la piel mucho más hidratada y nutrida. Tan importante es hidratarse por fuera como por dentro, beber líquidos, sobre todo agua, aunque no se tenga sed, es fundamental.
Importante: nunca exfoliar la piel antes o después de tomar sol, rayos UVA, depilaciones o si la piel esta dañada, presenta heridas; es mejor exfoliarse por la noche.

Utilizar productos waterproof

Al usar este tipo de productos nos aseguramos de que no tengamos problemas con el sudor o el agua y nos permanezca todo en su sitio sin manchurrones.

Mima y cuida tus pies

Los pies ... esos grandes olvidados que nos damos cuenta que están ahí cuando llega el verano y te pones sandalias. Así que regalarles unos cuantos mimos y cariños no les van a venir mal. Una buena pedicura, con su exfoliación y mascarilla correspondiente os aseguro que es mano de Santo. Y ya si queremos añadir un plus, un esmaltado permanente en tonos vivos, hace que cualquier sandalia se vea mejor. Olvidaros de la típica excusa de ... mis pies son muy feos ... Creerme, no hay pies feos, si no mal cuidados, probar y me contáis.

Y esto es todo, espero que todos pongamos en práctica estos consejos, hasta pronto y gracias por leerme.






Read more

lunes, 20 de junio de 2016

Manicura veraniega

,

¡Hola a todos!

Aunque parezca mentira, la entrada de hoy es rapidita.
Os enseño una manicura diferente, veraniega y divertida, además, justo hoy comienza el verano, así que la veo muy oportuna.




La pena es, que es muy difícil mostrar los colores reales, os aseguro que el fucsia es más potente y en las fotos sale el pobre como descafeinado, al igual que los diseños, son colores mucho más potentes y vibrantes, pero bueno, os puede servir para coger ideas, que es de lo que se trata, de llevar las cosas a vuestro terreno.



Aquí y aquí os dejo entradas que publique hace tiempo con el paso a paso para que podáis hacer los diseños. Esta en concreto, esta hecha con esmaltes semipermanentes, pero la podéis hacer con cualquier tipo de esmaltes y adaptar a vuestros gustos, cambiar la combinación de colores ...
Os aseguro que el diseño del dedo corazón, esta triunfando esta temporada, he perdido la cuenta de los que llevo hechos ...
Las palmeras del dedo indice son water decals, no tenía tiempo para más, aunque son muy fáciles de hacer.

























Hasta pronto y gracias por leerme. !!Feliz verano!!



Read more

jueves, 14 de abril de 2016

Lámparas para esmaltes semipermanentes

,

¡Hola a todos!

¿Os habéis puesto a mirar alguna vez lámparas para curar los esmaltes semipermanentes y geles de construcción? ¡Madre mía que locura! Menuda cantidad de modelos, tipos y diseños que hay ... Cuando compre la mía, hace más o menos 7 años, no había tanto donde elegir, solo había lámparas UV y practicamente todas tenían el mismo diseño, había solo 2 ó 3 colores para elegir, vamos, lo tenías fácil, era blanco, negro o gris. La verdad que estoy muy contenta con mi lámpara UV, es una superviviente y lo digo con conocimiento de causa, una vez se despeño por unas escaleras y sobrevivió sin un solo arañazo, otra vez se cayó al suelo y se rompieron dos bombillas, en tanto tiempo ha tenido una vida intensa y ahí sigue, como una campeona. Le he cambiado las bombillas varias veces y a no ser que se rompa o funda alguna alguna y las acabo de poner, le cambio las cuatro a la vez, así me aseguro que todas funcionen correctamente.
En la búsqueda de una digna sucesora, me puse a investigar, el tema ha evolucionado bastante. He mirado infinidad de reseñas, tutoriales, demostraciones, especificaciones técnicas, indagado sobre potencias y añadiendo mis propias experiencias, para dar con la lámpara perfecta. Hoy no os voy a hablar de ella, porque sí, la encontré y estoy encantada, pero eso será en otra entrada, esta ya va a ser muy, muy larga, así que poneros cómodos.




Todo lo que os cuento a continuación, esta basado sobre todo en comparar catálogos e informaciones técnicas de diferentes productos, que son y como funcionan las diferentes bombillas y como os he dicho antes, en mi experiencia con diferentes tipos de lámparas. Así que, si hay algún dato erróneo o incompleto, dejármelo en comentarios y estaré encantada de añadirlo o rectificar.
Antes de comenzar, tenéis que tener muy claro, que estas lámparas son para trabajar con esmaltes semipermanentes o para hacer uñas esculpidas con gel, no sirven para secar esmaltes tradicionales. De la misma manera que no necesitas lámpara par uñas esculpidas con acrílico (de porcelana o líquido y polvo) quería dejar claro este punto.
Y os vuelvo a avisar, esta entrada es muy, muy larga, así que prepararos un café, infusión, palomitas ...

Lámparas UV

Estas lámparas son las de toda la vida, utilizan la luz ultravioleta para curar cualquier tipo de esmalte semipermanente y gel de construcción, es la lámpara básica-todo-terreno con la que no te equivocas.



Potencia: las hay de 18, 24 y 36 vatios (o watt), no he encontrado ninguna con una potencia superior.
Tiempo de curado: como con todas las lámparas el tiempo de secado depende de la potencia, normalmente se necesitan dos minutos para curar los esmaltes semipermenentes como los geles de construcción, a no ser que la marca con la trabejemos nos diga lo contrario.
Funciones/diseño: las más básicas, suelen venir con dos posiciones para el temporizaror, 120 segundos o infinito, esto quiere decir que controlamos el tiempo y que solo se apagará cuando nosotros lo hagamos. Las más sofisticadas, vienen con más posiciones de tiempos, paneles digitales, sensor de movimiento que se enciende al introducir la mano e incluso algunas, se les puede quitar la tapa de abajo para poder hacer la pedicura de manera más cómoda. Las hay que tienen ventilador y puedes elegir UV, solo ventilador (muy útil para secar esmaltes normales) o ambos, incluso las hay para secar las dos manos a la vez.
Bombillas: utiliza 4 bombillas UV y los vatios de las bombillas varía según la potencia de la lámpara, al igual que el modelo de bombilla. Suelen tener una vida útil de entre 3.000 a 5.000 horas, hay que cambiar las bombillas de vez en cuando, si se le da mucho uso cada 6 meses.



Ventajas: curan todo tipo de esmaltes semipermanentes y geles de construcción, son más económicas, se introduce toda la mano y es fácil encontrar bombillas de repuesto. En cuanto a la potencia, son ideales para obtener un buen resultado.
Desventajas: más voluminosas, pesadas y grandes, lo que hace un poco engorroso transportarlas. Hay que tener cuidado con las bombillas, no dejan de ser tubos fluorescentes y son frágiles, yo ya me he cargado un par y cambiarlas de vez en cuando. Otra desventaja es que producen calor, con lo que en uñas sensibles o sobre todo cuando se trabaja con geles de construcción en uñas esculpidas, da calor a la uña.

Lámparas LED

LED significa diodo emisor de luz y a grandes rasgos funcionan gracias a un material semiconductor, capaz de emitir una radiación electromagnética en forma de luz. En comparación a la anterior, tiene un consumo eléctrico menor, mayor vida útil, menor tamaño y en teoría, no emite calor, ya que es una luz fría. Las bombillas LED que se utilizan para estos menesteres, no tienen nada que ver con las que se utilizan para iluminar, estas son especiales, ya que han de alcanzar un espectro de honda similar al que producen las UV y así poder curar los esmaltes y geles.



Potencia: podemos encontrar desde 3 vatios, hasta 36 o más, hay un gran abanico.
Tiempo de curado: dependiendo de la potencia de la lámpara el tiempo de curado puede variar, a mayor potencia, menos tiempo.
Funciones/diseño: suelen venir con varios botones, pueden tener una señal acústica que nos avisa del inicio del tiempo, así como de su final, con sensor, que eliges el tiempo y se enciende en cuanto introduces la mano. Aquí hay más variación de modelos, abiertas, cerradas, para un solo dedo, para toda la mano, cuadradas, ovaladas ... hay muchos diseños.
Bombillas: dependiendo de la potencia de la lámpara y su diseño, lleva más o menos bombillas, las hay con 3, 6, 12 a mayor potencia, más bombillas. Son todas luces LED, lo que les da una vida útil de unas 35.000 a 50.000 horas. No he visto recambios de luces LED.



Ventajas: pequeñas, manejables, compactas y ligeras, no producen tanto calor y reducen el tiempo de secado a la mitad.
Desventajas: la más grande es que no cura todo tipo de esmaltes y geles de construcción, si no que tienen que ser específicos para LED. Casi todas las marcas se han adaptado ya a estas lámparas y la mayoría de esmaltes se pueden curar tanto en UV como en LED, pero hay que asegurarse de que sean compatibles. No pasa lo mismo con los geles de construcción, la mayoría curan en UV. Aunque han bajado los precios, son más caras, su precio va en aumento según la potencia que escojas y a mayor potencia, menos tiempo de curado.

Lámparas CCLF + LED

CCLF es la abreviatura de cátodo de luz frío fluorescente, en concreto es una bombilla en espiral y si comparamos el tamaño con las bombillas UV es más fina y delgada. Estas bombillas no tienen filamentos y usan alta tensión para encender. La bombilla CCLF, en teoría no produce calor como las UV y van acompañadas de luces LED intercaladas entre las bombillas CCFL.



Potencia: la bombilla CCFL suelen ser de 12 vatios y las LED depende de la potencia total de la lámpara, por ejemplo, si la lámpara tiene un total de 36 vatios y sólo una bombilla CCFL, esta tendrá 12 vatios y las bombillas LED se repartirán para tener 24 vatios y así la suma de ambas será de 36 vatios, espero haberme explicado.
Funciones/diseño: aquí tenemos un gran abanico, pueden tener sensor que activa el encendido de la lámpara al meter la mano, paneles digitales, manuales, con diseños ovalados, en forma de diamante, infinidad de colores e incluso con estampados.
Tiempo de curado: depende de la potencia de la lámpara, hay un abanico que va desde los 5 segundos, hasta los 120.
Bombillas: dependiendo de la potencia de la lámpara suele traer 1, 2 ó 3 bombillas CCFL, el resto serían bombillas LED que van intercaladas y por lo general tienen una vida útil de entre unas 40.000 a 50.000 horas, pudiéndose cambiar las bombillas CCFL si se estropean.



Ventajas: tienen unos diseños pequeños y ocupan poco espacio, son ligeras y curan todo tipo de esmaltes y geles de construcción, independientemente que sean exclusivos para LED o UV. Tienen un tiempo de curado rápido, ya que suelen ser lámparas potentes al combinar la tecnología CCFL y LED. Y aunque parezca una desventaja, el poder sustituir la bombilla CCFL, lo veo útil si se da el caso.
Desventajas: así a simple vista se aprecian pocas, quizás el encontrar recambios de las lámparas CCFL. Otra desventaja, el precio, son caras, pero es como todo, es cuestión de buscar ya que las puedes encontrar a precios muy buenos.

Conclusiones y observaciones

Según mi experiencia, a la hora de elegir un tipo de lámpara u otro, lo primero es tener claro para que la vamos a utilizar y el uso que le vamos a dar, no es lo mismo un uso personal, que más profesional, utilizarla todos los días que un par de veces al mes.
Partiendo de la base de que las lámparas UV curan todo tipo de esmaltes semipermanentes y geles de construcción (incluso los de LED) son un acierto, pero hay que tener en cuenta que aunque trabajemos con esmaltes para LED en una lámpara UV, los dos minutos de tiempo no nos los quita nadie, a no ser que la marca con la que trabajemos diga lo contrario, así pues, las lámparas UV me parecen perfectas para empezar, ya que no son muy caras y te permiten también poder experimentar con uñas esculpidas con gel, además, son las que suelen venir en casi todos los kits de inicio.



Por lo que he podido comprobar, las lámparas LED si tienen una potencia alta (de 24 vatios en adelante), no hay problema con los esmaltes semipermanentes e incluso con algunos geles de construcción, independientemente que sean de curado en LED o UV, pero no todos. El problema de las lámparas LED, es que las hay a precios muy asequibles, pero son de potencias bajas y algunas marcas de esmaltes para LED, los cura sin problemas, pero otras más profesionales, hay que ponerlas más tiempo y no termina de dar buen resultado.



Por ejemplo, me pasaba al usar una lámpara de Peggy Sage de 9 vatios y a pesar de curar bien cualquier tipo de esmalte (tanto UV como LED) notaba que con ciertos colores, no quedaban secos del todo y no salían con el brillo que debían, al final los tenía que poner más tiempo, así que terminaba usando la lámpara UV para no tener problemas y obtener los resultados adecuados, sin contar que al ser abierta, si no colocas bien los dedos debajo de ella, corrías el riesgo de que quedasen zonas a las que no llegaba la luz y no polimeriza el esmalte, como consecuencia, al quitar la capa pegajosa te llevabas parte del esmalte. Sin embargo con la nueva lámpara LED de CND de 36 vatios, cura sin ningún tipo de problemas sus esmaltes Shellac, que son específicos para UV y lo mismo con sus geles de construcción. Ahora utilizo una lámpara LED de 24 vatios y no estoy teniendo ningún tipo de problema, independientemente de si los esmaltes son de curado en lámpara UV o LED y lo mismo con geles de construcción. Así que si os decidís por una lámpara LED y le vais a dar caña, que sea potente aunque os salga más cara, es mejor invertir que comprar de dos veces.



Y ya por último pero no por ello menos importantes, las lámparas CCFL+LED, que las describiría como lámparas combinadas, ya que cura todo, esmaltes semipermanentes y geles de construcción, tanto UV como LED. De este tipo de lámparas poco puedo decir, son la incorporación más reciente a la familia, aún así, lo poco que he experimentado con ella, me ha dado buenos resultados independientemente que los esmaltes sean específicos para UV o LED, pero tengo que seguir probando, sobre todo con geles de construcción.



En conclusión, lo importante es la potencia de la lámpara, sobre todo si os decidís por una LED, con una UV o CCFL+LED no tendréis ese problema ya que suelen tener potencias aceptables.
Otra cosa que tendría en cuenta, es que la lámpara fuera cerrada, ya que así podéis colocar mejor los dedos y la luz se reparte mejor y que entre toda la mano, es un coñazo a la vez que incómodo, hacer los pulgares por separado. Aseguraros también que tiene bombillas a los laterales de la lámpara, así aseguraréis que se curen bien los pulgares y los laterales de la uña. Si ya tenéis una lámpara y tiene poca potencia, probar a doblar el tiempo, así tendréis un mejor secado. En cuanto al mantenimiento, la única que lleva son las UV, que hay que cambiar las bombillas.



Y ya por último, un consejo a tener en cuenta, si estrenáis lámpara independientemente del tipo que sea, antes de poneros a trabajar con ella, dejarla funcionando sola unas cuantas veces, así las bombillas se van adaptando.
Pues nada, al final este post se ha hecho igual de largo que Los pilares de la Tierra, si llegáis hasta aquí, gracias por la paciencia, espero haber podido explicar todo bien y que os quede un poquito más claro que tipo de lámpara es la más adecuada para vosotros. Si os queda alguna duda, queréis hacer alguna aclaración o simplemente aportar vuestras experiencias, podéis dejarlo en comentarios. Hasta pronto y muchas gracias por leerme.











Read more

martes, 8 de marzo de 2016

Nail Art sencillo con esmaltes semipermanentes paso a paso.

,

¡Hola a todos!

Hoy vengo con un paso a paso muy sencillo para que podáis hacer un diseño fácil pero resultón. Estoy segura de que no os voy a descubrir nada nuevo, pero os lo dejo por si a alguien le sirve para coger ideas. La verdad que con este tipo de esmaltes se pueden hacer unos diseños bastante curiosos, ya que al no secarse hasta que los curas en lámpara, te dan mucho margen. Sin contar que puedes ir corrigiendo errores o quitar el diseño si no te convence el resultado, sin arruinar todo el trabajo. Eso sí, solo se puede rectificar antes de curarlo en lámpara, después si no te gusta o te lo quitas todo o te lo comes con patatas.


INGREDIENTES:

Os los dejo por orden de aplicación
Discos de celulosa
Scrub Fresh de CND (limpiador)
Recovery Vitagel, Gelish de Harmony (como capa base)
Cityscape Shellac de CND (color en todas las uñas)
Oh What a Knight, Gelish de Harmony (color dorado)
Butterflies, Perfect Match de Le Chat (color morado)
Secret Per-Wink-Le, Geláze de China Glaze (color azul)
For Audrey, Geláze de China Glaze (color verde pastel)
White on White, Geláze de China Glaze ( color blanco)
Top Coat Xpress5, Shellac de CND
Primer & Cleanser de Essence (usado como cleaner)
Punzón, pincel y un trozo de papel albal para poner los colores y por supuesto una lámpara UV o LED, la que soláis usar.


Esto es todo, espero que se entienda bien y os guste el resultado. Cualquier duda no dudéis en comentarme. Hasta pronto y gracias por leerme.


Read more

miércoles, 24 de febrero de 2016

Cómo conservar los esmaltes semipermanentes.

,

¡Hola a todos!

La entrada de hoy surgió porqué desde hace un tiempo, en concreto desde que uso mas a menudo lámpara LED, me estoy dando cuenta de que algunos esmaltes están espesando antes de lo debido. Y pensando en cual era la razón, después de dar con ella, me pareció interesante compartirlo en el blog, sobre todo por el tema de conservación y almacenaje de estos esmaltes. Son una inversión nada barata, como para que se estropeen a la primera por no saber. Como siempre, las opiniones que os doy están basadas en mi experiencia, lo que no es una verdad absoluta y si alguien tiene una manera de hacerlo mejor, por favor, no seáis tímid@s, compartirlo por el bien común :)

Mantenerlos fuera de la luz solar

Esto es un principio básico de este tipo de esmaltes, lo suelen poner en todos los envases. Por ejemplo, tenerlos puestos en una estantería al lado de una ventana, donde les de la luz directa del sol, es un error. Estos esmaltes vienen en botellas de cristal opaco, no por estética, si no para protegerlos de la luz. Los envases de Gelish por ejemplo, tienen un circulito por donde se puede ver el producto, muy bien pensado, pero, también pasa la luz, mal por esa parte. Aunque los que son de las colecciones Trends, viene el circulo pero pintado con el propio producto, lo que te permite verlo pero sin que pase la luz. Digamos que estos esmaltes son un poco vampiros, la luz se los carga.



Cerrar bien los tapones después de su uso

Si después de esmaltar, no cerramos bien el tapón, nos pueden pasar dos cosas; que se nos salga producto por la botella y no es nada divertido, o que se nos estropee el esmalte. Os puede resultar tontería, pero creerme que como vayas con prisa o te despistes, pasa más de lo que os pensáis.

Limpiar los esmaltes

Esto además de por higiene, por imagen. Da una mala impresión ver esos chorretones de producto cayendo por el frasco, que da hasta miedo. Sin contar, que como el esmalte polimerice y se seque, no vuelves a abrir el frasco jamás, con la consecuencia de un producto tirado a la basura. Me gusta tomar mi tiempo de vez en cuando, revisar y limpiar las boquillas de los botes, ya sean permanentes o normales, muchas veces vas con prisas o el producto es muy líquido y si lo inclinas demasiado se te cae, no pasa nada, lo limpias y solucionado. Para limpiarlos, usar discos de celulosa que no suelten pelusa.

Agitarlos de vez en cuando

Como con todos los esmaltes, las formulas tienden a separarse. En este tipo de esmaltes pasa menos, porque son fórmulas más densas, pero también se usan más componentes y si hay que agitarlos muy bien antes de usarlos, una buena sacudida de vez en cuando para que todo se mezcle, no van mal.


Que hacer si se espesa el esmalte

Como todos, tienden a espesarse con el uso, se les puede echar diluyente especifico para esmaltes semipermenentes y mover bien para que se mezcle todo. No utilicéis acetona o removedor de esmaltes porque os cargáis el esmalte. Igual que los esmaltes normales, desde mi punto de vista es un error usar acetona para diluirlos, los estropea y los vuelve más transparentes y menos cubrientes.

Comprar botes pequeños

Si no le vas a dar mucho uso a ciertos colores, lo mejor es que inviertas en botes pequeños. Marcas como Harmony , Peggy Sage, Ce Chic, Gellack ... entre otras, venden envases pequeños, tanto de color, como top coat o base coat. Por ejemplo suelen traer 9ml frente a los 15ml que traen los envases normales.

Cuidado con las temperaturas

En primer lugar, estos esmaltes son inflamables, lo pone bien claro en todos los esmaltes, por eso no hay que exponerlos a temperaturas elevadas. Hay que procurar tenerlos a temperatura constante, ni muy altas, ni muy bajas. Y por supuesto alejarlos de fuentes calor, como radiadores, estufas, calefactores, etc ... y no guardarlos en lugares húmedos.


Alteraciones de color

A medida que estos esmaltes se van acabando, espesando o simplemente porque la fórmula varía por el uso, pueden sufrir variaciones de color, bien porqué los pigmentos se quedan más concentrados en el fondo del envase o por las tiradas de fabricación, en un mismo tono puede variar el color, si no es del mismo lote. Además, a veces suele pasar que si aplicamos colores oscuros o muy pigmentados (rojos, granates ...) y por el motivo que sea, no se curan del todo en lámpara, al dar el top coat, se nos tiñe el pincel, si volvemos a introducir el pincel en el bote, manchamos el top coat y ya no queda transparente. Os recomiendo limpiar el pincel siempre que os ocurra para que no se tiña el producto, ya que si se os tiñe, cuando aplicas colores oscuros no se aprecia, pero en los claros sí, sobre todo le quita mucho color a la sonrisa de la francesa.

No acercar los esmaltes a la luz UV o LED

Esto es muy evidente, pero por eso escribí esta entrada. Hace unos meses que empecé a usar lámpara LED de manera más continua y notaba que los esmaltes se espesaban antes, se endurecía el esmalte en la zona de la boquilla del envase. No sabía muy bien por que pasaba, hasta que me dí cuenta que cuando hago una manicura, tengo el esmalte de la mano y mientras una mano esta en la lámpara, voy esmaltando la otra y las lamparas LED tienen un haz de luz más abierto que las de UV, sale más luz del aparato ya que algunas lámparas LED son abiertas. Al salir la luz, polimeriza todo lo que este cerca. Mi consejo es que no dejéis los esmaltes cerca de la lámpara cuando están en funcionamiento y si lo tenéis en la mano, intentar no acercarlo a la luz. Esto ultimo es complicado, cuando tienes una forma concreta de trabajar, es difícil quitarse las "manías"

Y esto es todo, espero que os sirva de ayuda, ya os he dicho que son opiniones personales desde mi experiencia, lo que no quiere decir que sea la única forma de hacerlo. Si tenéis otros consejos u opiniones, por favor, comentarlo, así entre todos aportaremos cosas nuevas.
Hasta pronto y gracias por leerme.



Read more
 

De crisálida a mariposa Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger